Auto-radar, el fin de los Fernando Alonso de la carretera

TL;DR: y si convertimos cada coche en un radar?

Ayer, mientras circulaba al máximo permitido por la ley con mi coche en autovía me adelantaron un par de coches que calculo irían a cerca de los 200 km/h y pensé: nunca pillan a estos @#$% y luego a mí seguro que me multan por ir a 120 en un tramo de 100.

Durante varios kilómetros pensé en lo injusto que era que alguien estuviese cometiendo una infracción tan flagrante y a la vista de todos y aún así saliesen indemnes si no se da la casualidad de tropezarse con un radar. Entonces se me ocurrió.

Y si descentralizamos el trabajo que hacen los radares de carretera y nos convertimos todos en uno?

La idea me gustó y todavía me quedaba una hora de viaje, así que seguí divagando sobre ella en mi cabeza.

Pensemos en una aparato (llamado auto-radar, por ejemplo) con las siguientes características:dashcam

  • Tamaño similar a una cajetilla de tabaco, se pega al cristal delantero del coche tras el espejo retrovisor interior, donde habitualmente va el sensor de luz ambiental para el encendido de las luces.
  • No necesita interacción con el conductor, él sabe cuándo debe encenderse y cuando apagarse al estar conectado a la electrónica del coche.
  • Tendría como sensores básicos una cámara que apunta hacia delante y un GPS para conocer la velocidad del vehículo en cada momento.
  • Cada auto-radar se conecta a un sistema central.

Qué haría el auto-radar?

Tendrá dos funcionalidad principales:

  1. Utilizando la posición del GPS informa al conductor de la velocidad máxima autorizada de la vía en la que se encuentra, además de avisarnos cuando alcancemos velocidades excesivas.
  2. Conociendo nuestra velocidad y a través de algoritmos de visión artificial, puede escanear las imágenes de su cámara buscando los coches que tenemos alrededor, estimar su velocidad y leer su matrícula. Cuando detecta que un coche circula muy por encima del límite legal (teniendo en cuenta que el sistema puede tener un margen de error), se envía una comunicación al sistema central.

El sistema no es robusto. Y si un aparato funciona mal y recibo una denuncia errónea?

Al ser un sistema descentralizado los falsos positivos no serían un problema. Un coche que circula a una velocidad elevada durante algunos minutos seguro que adelanta a muchísimos coches. Si se reciben una buena cantidad de posibles positivos, podemos afirmar con rotundidad que la infracción ha ocurrido. Además estaríamos hablando de superar los límites legales por un amplio margen, no de que un coche circule a 130 km/h porque está adelantando a otro coche en un momento determinado.

No me gusta que el gran hermano me vigile

El auto-radar no necesitaría estar conectado la mayoría del tiempo. Puede tener almacenados los mapas de la región y conocer la velocidad de la vía con nuestra posición GPS tal y como hace cualquier TomTom.

El único momento en el que necesitaría conectividad sería para transmitir una infracción, ya sea mediante una petición sencilla del tipo posición-velocidad-matrícula o algo más sofisticado como un vídeo/fotografía del momento señalizando al vehículo infractor.

highway

Nunca funcionaría. Si me gusta ir rápido nunca usaría un auto-radar

Esa es una de las gracias del aparato, no necesita que tú lo uses para que te pillen, sólo se necesita que otros lo usen.

Dado que es un aparato que en principio tiene poca utilidad para el conductor que lo usa, debería ofrecerse algún aliciente para que la gente monte en su vehículo de manera gratuita.

El dueño podría beneficiarse de descuentos en los impuestos que se le aplican al vehículo, rebaja en el precio del seguro (puesto que tenemos básicamente una dashcam) o incluso podría crear una red wifi gratuita para los pasajeros del vehículo aprovechando sus capacidades de conectividad 3G.

No merece la pena, pronto llegarán los coches autónomos

Estoy seguro de que mis hijos (y no tengo ninguno) podrán conducir coches con sus propias manos. Existirán vehículos autónomos, sí, pero desde luego no será un porcentaje abrumador.

Los conductores estarán detrás del volante durante muchos años todavía, para bien o para mal.

Sería demasiado caro desplegar algo así a gran escala.

mapUn radar de carretera cuesta del orden de 60.000€ más el mantenimiento que acarrean.

El auto-radar no es más que el resultado de una noche de pasión entre una cámara web y una Raspberry Pi. El coste al consumidor de estos dos elementos por separados no es mayor de 80€, si lo desarrollamos a escala y le quitamos márgenes comerciales podría quedarse en quizá 10€ la unidad. Con ese coste podrían fabricarse 6.000 auto-radares.

Por ponerlo en perspectiva, la DGT tiene menos de 2.000 radares entre fijos y móviles. Hemos triplicado el número de “vigilantes” con el coste de sólo uno de ellos!

En la imagen de la izquierda, aunque no lo parezca, hay una cuadrícula de píxeles rojos alternos, en total sólo sobre la península no llega 10.000 en total (coste 800.000€). En ese mapa estamos obviando muchos aspectos, por ejemplo la densidad sería mayor en núcleos de población y tan sólo habría puntos sobre carreteras, pero también podemos pensar que no siempre los 10.000 auto-radares estarían en funcionamiento y no permanecen estáticos. A pesar de esto, para nuestra aproximación serviría perfectamente.

En un desplazamiento de 200 km, pasaríamos al menos junto a 30 de estos auto-radares, 1 cada 4 minutos! Y todo por el 0,05% del coste de los radares actuales.

No solo eso, hay que contar además con el efecto disuasorio que tendría sobre un conductor con prisas el saber que durante el trayecto encontrará auto-radares, en cualquier momento, cuya localización desconoce, en lugar de 1 ó 2 radares fijos que se sabe de memoria.

Llevémoslo un poco más allá. Obliguemos a que todos los camiones lleven uno (por supuesto dándoles los mismos beneficios que al resto de conductores) y tendremos un parque de auto-radares en constante movimiento virtualmente las 24 horas del día en todo el territorio nacional.

Evidentemente la infraestructura para soportar este sistema también tiene un coste, pero sería irrisorio en comparación con el coste de mantenimiento de la actual red de radares.

La idea está ahí, ahora sólo falta que alguien la lleve a cabo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *